jul 04

Incidente entre un parapente y un avión provoca el cierre de una importante zona de vuelo en Brasil.

Foto tomada de facebook

Foto tomada de facebook

La noticia fue publicada el pasado 1ro de Julio del año en curso en el sitio digital Jornal O Tempo. La nota informa que la prefectura del municipio decidió cerrar la zona de vuelo por tiempo indefinido cuando un piloto de parapente el pasado día 2 de junio invadiera el espacio aéreo comercial, infringiendo el límite de altura establecido por la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) de dicho país. En dicha ocasión, el piloto de una aeronave con 70 personas a bordo, entre pasajeros y tripulantes, detectó la presencia de un parapente, enseguida el comandante del avión realizó una maniobra arriesgada y consiguió evitar el accidente, pasando a unos 200 metros del parapente. Afortunadamente nadie salió herido.

Después del suceso, el piloto hizo un Relatorio de Prevención, documento mediante el cual informa de una situación potencial de riesgo para la seguridad operacional. La ANAC notificó el hecho a la prefectura de Governador Valadares, y esta optó por cerrar el despegue conocido como Pico do Ibituruna y también el área de aterrizaje, Feira da Paz, en el centro de la ciudad.

Por el momento, la asociación de Vuelo Libre de Ibituruna emitió un comunicado donde reconocen la autoridad de la prefectura, y se encuentran trabajando con la ayuda del municipio para una propuesta de normalización de la seguridad.

Pese a esto, algunos pilotos han violado la indicación del gobierno local, como sucedió el pasado día 26, cuando dos pilotos levantaron vuelo sin autorización.

Pico do Ibituruna se encuentra en Governador Valadares, en la región de Rio Doce, en Minas Gerais, Brasil. (www.otempo.com.br)

mar 24

El fruto del árbol. Reflexión sobre la piratería literaria


La piratería no tiene piedad con nadie.

La piratería no tiene piedad con nadie.

“La piratería literaria también afecta al vuelo libre”

Un árbol con frutos maduros siempre es agradable a la vista, y más cuando se trata de nuestros frutos preferidos. Enseguida buscamos la forma de alcanzarlos y comerlos. Hay muchas formas, por ejemplo, lanzando piedras, usando las ramas o una escalera;a veces podemos tomarlos sin esfuerzo alguno, ya porque sea pequeño el árbol, o porque la fruta madura haya caído. Con cualquiera de estos métodos quedará árbol para las siguientes temporadas, y por supuesto,más frutos. Sin embargo,a alguien podría también ocurrírsele tomar un hacha y echar abajo el árbol. Gente hay para todo, las cuales no les importa el después, solo el ahora. Lo peor es que a veces no se dan cuenta de lo destructivo que resultan sus acciones, que después de comerse los frutos logrados por dicha vía, acabó todo.
¿A quien se le ocurriría hacer algo semejante? Pues sí que sucede. Hay quienes ignoran deliberadamente el esfuerzo de quien plantó la semilla y cuidó la planta hasta que se hizo fuerte, la misma que con el paso del tiempo se convirtió en un árbol de buenos frutos. Sabemos que desde que nace la planta hasta que es polinizada la primera flor, pueden pasar varios años, hasta que por fin llegan los anhelados frutos; gracias a Dios por los que siembran, y también por los que escriben buenos libros, ensayos, reportajes, etc.
Una editorial guarda gran similitud con un árbol. Ambas nacen, crecen y dan frutos. En este caso, los frutos de la editorial son los libros, revistas y demás materiales que esta produce. Gracias a los escritores y poniendo a un lado las trabas que a veces las editoriales ponen, el conocimiento y el arte se han difundido a lo largo de la historia y han llegado a nuestras manos.Lamentablemente este maravilloso proceso está en peligro.
En los últimos años debido al desarrollo de las tecnologías, se está acrecentando un fenómeno dañino que siempre existió pero que ahora cobra mayor fuerza: la piratería.
Los piratas de la literatura impresa, motivados por diversas causas, ninguna de ellas legítimas, logran hacerse de un original específico, casi siempre últimas ediciones, y valiéndose de fotocopiadoras, escáneres y otros medios, reproducen el material y luego lo comparten, ya sea con fines lucrativos o simplemente por aparente altruismo. Lógico, es más fácil copiar un libro que comprarlo, máxime si el precio del mismo a veces duplique o triplique el salario mínimo de un país. Tal vez si la copia quedara entre dos o tres amigos, puede que no se notara el efecto, pero si alguien de forma irresponsable comparte la información de manera indiscriminada, o peor, la sube a internet, sucede entonces que habría una editorial que se quedaría con sus inventarios estancados, echando por tierra el esfuerzo de los escritores, editores, correctores, operarios de imprenta, distribuidores y un largo etcétera de gente que verían en peligro sus empleos, ni hablar del grave daño económico que presupone no recuperar una inversión, muchas veces elevada. Un ejemplo real en cifras, conozco de un libro que hace unos meses salió al mercado, editorial invirtió más de 25 mil euros y casi dos años de trabajo duro. Terrible sería que ese dinero no regresara, ni hablar de la desilusión del o los escritores, los cuales verían malogrado su trabajo y esfuerzo. Sería fatal si los escritores decidieran no seguir trabajando. Sería simplemente la sentencia de muerte de la editorial, y de la literatura escrita.
Siempre alguien dice que no hacen falta los libros, ya que en internet aparece todo. Cierto. Pero lo que está en internet, alguien debió escribirlo, y muchas veces sucede que lo bueno que se encuentra, es material pirateado.Y si queremos leer algo que valga la pena, debemos escoger bien, ya que cualquiera puede ponerse a escribir, pero no todo el mundo es capaz de poner los puntos sobre las íes.
Un escritor es un obrero más, su trabajo es duro, lo que menos espera es que su obra sea respetada, necesita llevar el pan a la mesa, y esa es su forma de hacerlo. Lo mismo podemos decir del resto de la estructura. Cada libro vendido es una victoria, un reconocimiento a la labor realizada. Saben que su esfuerzo no ha sido en vano, que más allá del dinero está el hecho de que el libro está cumpliendo su misión.
La piratería es un cáncer mortal que carcome las raíces de las buenas editoriales que todavía luchan por mantener con vida la tradición y el placer de recostarse en un sillón o en la cama con un buen libro. Es un hecho que por causa de la tecnología llegará el momento en que desaparezcan los libros de papel, pero todavía somos muchos los que no tenemos prisa, y mientras podamos retardar el proceso, mucho mejor. Seamos responsables, no copiemos libros, respetemos a los que dedicaron horas de su vida a escribirlos.
Cada libro copiado es un golpe de hacha en el tronco del árbol conocido como editorial. Recuerda que si sigues copiando, llegará el momento que no habrá nada que copiar, porque el árbol estará en el piso, seco, listo para convertirse en leña, y ser devorado por las llamas de la ruina y el olvido.

nov 03

X-Pyr 2014: Persiguiendo un sueño a través del Pirineo.

Llega la segunda edición del X-Pyr 2014, competición de vuelo en parapente y aventura que consiste en atravesar Los Pirineos desde la costa Atlántica hasta el Mediterráneo, valiéndose solo de los pies y de un parapente. El próximo 13 de Julio partirán desde el poblado de Hondarribia 25 experimentados pilotos con el único objetivo de alcanzar las playas de El Port de la Selva, en Cataluña, y para ello volarán todo lo que puedan, caminarán, y correrán si es preciso. Un total de 437 km separan la costa Cantábrica de la Mediterránea, en esta edición de la X-Pyr, un recorrido de pura aventura donde habrá de todo, aunque sin duda una de las mayores atracciones será el duelo entre el actual campeón de esta competición, Íñigo Gabiria, y el experimentado Chrigel Maurer, quien ha ganado más de una vez la X-Alps, competencia similar a esta que se celebra en los Alpes.
El director de la X-Pyr, Íñigo Redín, quien se encuentra muy ocupado dando los toques finales a la organización del evento, en entrevista exclusiva para este blog, nos da sus impresiones acerca de esta nueva edición del 2014 y ofrece detalles interesantes.
Primero, he visto que a diferencia de la vez pasada que fueron doce pilotos, en esta ocasión veo veinticinco participantes. ¿A qué se debe el aumento, al prestigio ganado por el evento, o la vez pasada estaba limitado el cupo, o que simplemente se inscribieron solo esos doce la primera vez? ¿Podría explicar brevemente qué condiciones hay que cumplir para ser competidor de la X-Pyr?
El aumento, simplemente, se debe a la demanda. 2012 fue la primera, nadie la conocía, y, como es lógico, se apuntó menos gente. Aunque había más de trece inscritos, pero no fueron seleccionados, por no cumplir los requisitos de nivel mínimo. Las condiciones para participar: Tener muy buena experiencia en vuelo de montaña, de distancia. Que se pueda constatar. Igualmente, tener un gran nivel en actividades de montaña. Se pide a los participantes un currículum, en el que se puedan comprobar los datos ofrecidos. Y, en base a esto, y a búsquedas que hace la propia organización, se hace la selección.
¿Cuantos pilotos del primer X-Pyr repiten su participación?

En esta edición repiten Iñigo Gabiria, Jakub Beño, Alex Ciuhandu, Daniel Tena y Alan González.
En la edición del 2012 predominaron los pilotos españoles, ¿Esta tendencia se mantiene o hay mayor afluencia de extranjeros?
Es lógico, era una prueba española, que circulaba sobre todo por España. En las inscripciones, sí, hay más españoles que ninguna otra nacionalidad. Así que, en la selección final, también hay más presencia española. Ahora sí, ya hay mayor afluencia extranjera, desde luego.
¿Cuáles son los países más representados?

En la participación, el país con más representantes es España (7), seguido por Alemania (3), República Checa (2), Rumanía (2), Suiza (2), Eslovaquia (2)…

En la lista de participantes figuran dos mujeres, muy valientes las chicas, sin duda le imprimirá ritmo a una compe donde casi todos son hombres. ¿Existe algún precedente en competiciones similares a esta la participación de mujeres o esta es la primera vez en la historia?
Sí, ya en la X-Alps hubo participación femenina hace unos años, pero sólo una chica, si no me equivoco.

¿Habrá una clasificación aparte para ellas o se medirán en igualdad de condiciones al resto?

No, la clasificación es individual. No le veo mucha lógica a hacer una clasificación separada para 2 personas, y creo que, perfectamente pueden competir de tú a tú con los chicos.
Chrigel Maurer se suma a la X-Pyr, si duda la presencia de este experimentado piloto, quien ha ganado la X-Alps más de una vez, pondrá sabor y ritmo al evento, al tiempo que elevará la exigencia y competitividad, a la vez que Íñigo Gabiria tendrá un rival a tener en cuenta a la hora de defender el título de actual campeón de la X-Pyr. Sin duda será un buen duelo, aunque también pesa el hecho de que es la primera vez para Chrigel Maurer en este evento, y que ya Íñigo conoce la ruta. ¿Podría darme sus impresiones al respecto?
Bueno, Chrigel es un fuera de serie, y puede lidiar con todo lo que se le eche. Pero también, el vuelo en los Pirineos es bastante diferente al de los Alpes. Estamos todos muy impacientes por ver qué es capaz de hacer aquí. Aunque también hay otros participantes de máximo nivel que le van a dar mucha guerra, y no hay que olvidarse de ellos.

Supe que se realizaron cambios de última hora en la configuración del recorrido por problemas en los permisos en una de las balizas. ¿En qué consiste esta dificultad y cuanto afecta al rigor de la competencia?

Bueno, es un tema de permisos en un parque natural. La pena es que nos lo han comunicado muy tarde. ¿Al rigor de la competencia?, es una competencia de aventura, ¿no?, así que, me temo que estamos siempre algo expuestos a los designios de la administración. En España no es nada fácil luchar para conseguir permisos.Todo está prohibido, por defecto.

¿Qué mejoras se han logrado para esta ocasión, habrá novedades tecnológicas, logísticas, organizativas, etc.?

La organización se ha ampliado considerablemente. También el sistema de Live-tracking ha mejorado mucho, permitiéndonos un seguimiento más real.

Como organizadores, ¿Qué sienten al ver una competición que nació hace muy poco y que ya se perfila como un evento internacional dereferencia?

Es un gran orgullo, por supuesto. Pero también una enorme responsabilidad. Tener tantos ojos puestos en nosotros, implica mucho trabajo, que, confiamos en que dé buenos frutos estos días.
——–
El desarrollo del evento podrá seguirse en tiempo real a través de la web oficial de la organización http://www.x-pyr.com/es

nov 03

Resumen Nacional Santiago de Cuba 2014, resultados

Hola a todos.
Ante todo pido disculpas por el retraso en publicar los resultados de las dos mangas válidas realizadas y el resultado final del campeonato, esto se debió a varias causas, la mayoría de índole tecnológica.
Como se vino informando, por causa del clima, no se pudieron realizar las primeras tres mangas de las cinco posibles planificadas para el campeonato. Las dos primeras ni siquiera llegaron a iniciarse, y la tercera, una vez en curso debió detenerse por condiciones climáticas extremas.
Felizmente el viernes 4 se logró la primera manga válida.
Meteorología anunció buen tiempo. Se observó además cirros con una hermosa formación que denotaba la significativa velocidad del viento a grandes alturas. El comité de pilotos decidió por una carrera a gol con balizas, las cuales fueron la Escuela Especializada, Loma San Miguel, Hospital Grillo, Finca el Dajao y por último Puente Ferroviario, para un recorrido aproximado de 34 km. El gol se situó en el aterrizaje oficial de Puerto Boniato, al pie de la cordillera.
Al mediodía definió la brisa del sur, la cual fue aumentando paulatinamente, y se abrió la ventana a las 12:45 pm, y unos minutos después de la una de la tarde, comenzaron a salir los competidores. Según se indicaba en el orden de la carrera, la primera baliza, que era la Escuela Especializada, resultó ser la misma un tanto complicada al estar al sureste del despegue, en un tramo llano con viento enfrentado. Los que sobrevivieron a la misma, se lanzaron al oeste en busca del resto. La zona de Melgarejo, aledaña a la baliza Hospital Grillo, se mostró muy turbulenta, demasiado según diría Javier Olivares, piloto local. En este sitio debieron aterrizar algunos al quedarse sin altura.
El resto regresó y varios pudieron completar el recorrido. El primero en entrar al gol fue Sandy Salazar, seguido de Gerardo Ramos con Gin Boomerang 5. En el caso de Sandy, no alcanzó los mil puntos, ya que fue superado por Gerardo Ramos por escasos 10 minutos al contabilizarse el tiempo de recorrido. Hubiera podido lograrlo Sandy, pero este llego con poca altura a las inmediaciones de la última baliza, y debió invertir tiempo en salvar el vuelo, y después, paradójicamente, tuvo serias dificultades para descender y entrar al gol, ya que la Magus de McPara 5 que llevaba quería seguir volando esa tarde.
Catorce pilotos completaron el recorrido. En tercer lugar quedó el actual campeón nacional Alexei Espinosa (UP Trango X/Light), seguido de José Alberto Miniet (Gin Boomerang 3). Con el quinto lugar se debió conformar el actual campeón nacional Alexander Chávez (Ozone Mantra M4). En el caso de los extranjeros, el francés Pierre Navile (Niviuk Icepeak 6) quedó en noveno lugar general, primero en la clasificación para extranjeros, seguido por el venezolano Jorge Palacios (Sol Ellius 3) quien no completó el recorrido.
En la clasificación por provincias, marcha al frente Granma, con 2975.53 puntos, seguido por Santiago de Cuba con 2959,3, y en tercer lugar Isla de la Juventud con 2952.9.
Para el sábado 5 se planteó una manga más exigente, una carrera a gol con balizas, un total de cinco, y gol en San Luis, a unos 12 kilómetros al noroeste del despegue. Las balizas, Escuela Especializada, Puente Ferrocarril, Finca el Dajao, Loma San Miguel y Silos de Fábrica de Pienso, en ese orden, para un recorrido total aproximado de 32 km.
Sandy Salazar realizó sin problemas las balizas al sur, y luego intentó el gol sin éxito, y quedó a 1300 metros del mismo. Del resto de los que se aventuraron, unos se acercaron más, otros menos, pero al final, nadie llegó.
El chino Gerardo tuvo peor suerte,desesperado por ganat tiempo, se hundió en la segunda baliza, perdiendo así la posibilidad de ganar el campeonato. Para quitarse el bichito de la derrota, ya fuera de competición, volvió a despegar, e intentó alcanzar el gol, y quedó a unos tres kilómetros del mismo. En opinión de este piloto, era alcanzable el gol, pero que las condiciones no eran las mejores cuando la mayoría salió.
La clasificación de la manga, por no tener GPS todos los pilotos, se realizó tomando en cuenta la hora de despegue. El piloto de Guantánamo, Yorleidis Terrero (Airwave Magic FR3) lideró está manga, con 949.98, seguido de Sergio Rodríguez (Sol Synergy 2) con 949.68 y Yudel Barzaga (Ozone Mantra) con 949.67. Gerardo Ramos (Gin Boomerang 5) cayó al lugar 17, con 399.56 puntos. Sandy Salazar (MacPara Magus) tuvo mejor suerte y quedó en el lugar 7 con 949.61.
Por provincias saltó al primer lugar Santiago de Cuba con 2848.95 puntos, relegando a la segunda posición a Granma (2848.70). En tercer lugar quedó Isla de la Juventud (2298.82)
En la clasificación de extranjeros, Pierre Navile (Icepeak 6) tuvo problemas en el marcado de la segunda baliza, falló en pasar por el sector FAI en la misma, y perdió el primer lugar, dando paso al venezolano Jorge Palacios (Sol Ellius 3) que alcanzó 949.58.
Finalmente se proclamó nuevo campeón de Cuba al piloto de Santiago de Cuba, Sandy Salazar Montero (MacPara Magus 5), con 1937.81, seguido muy de cerca de Andrius Torres Thoureaux (Gradient Avax RSE) con 1934.33, y en tercer lugar queda Carlos Bermudes (Gradient Avax RSE), ambos pilotos de Isla de la Juventud.
En la categoría extranjeros se ratifica al venezolano Jorge Palacios, con 1699.16 puntos.
Destacar la participación de Diana Araujo, única mujer inscrita como competidora, que con una vela Paratech P24 quedó en el lugar 33 de la clasificación general, de un total de 50 competidores.
Por provincias, finalmente Granma repite su condición de campeón nacional con 5813.63 puntos, seguido por Santiago de Cuba (5808.31), el tercer lugar para Isla de la Juventud 5248.72. De este último equipo hay que resaltar que sin mucho ruido, muy sutilmente, se abrieron paso hacia el podio y a punto estuvieron de llegar a la cima.
La casa productora SunGLider dio como regalo para el campeón su nueva vela de compe Monster. Además, el francés Jean Blasco donó su equipo: silla y vela UP Trango XC para distribuir entre el segundo y tercer lugar. Se hicieron presentes además varias organizaciones que dieron varias donaciones en equipos, libros, accesorios, camisetas, etc. El acto de premiación estuvo matizado por la alegría de los presentes. Dayelín Arceo, en representación de la escuela De Madrid al Cielo, dio un emotivo discurso destacando los valores humanos que caracterizan a los pilotos cubanos.
Destacar además la capacidad organizativa del club local Vuelo Santiago, que asúmió la organización y cumplió con creces la tarea.
Se sigue necesitando un mejor reglamento competitivo, hacen falta más GPSs que permitan realizar competiciones más justas, se necesitan jueces mejores preparados.
Esta y otras tareas quedan pendientes para la siguiente edición del campeonato, que tendrá por sede la emblemática zona de Guisa, en Granma, dentro de un año.
Hasta pronto y nos vemos en el aire.

nov 03

Travesía de 103 Km. sobre el mar en paramotor. Entrevista ofrecida por el protagonista.

Entrevista ofrecida por el piloto de parapente y paramotor Luís García, quien realizara el pasado 23 de Noviembre un inédito vuelo en paramotor sobre una distancia de 103 Km. Sobre el mar, desde el Surgidero de Batabanó en la provincia de Mayabeque, Cuba, hasta el municipio especial Isla de la Juventud.
Danyer Columbié: ¿Cómo y cuándo surgió la idea de intentarlo?
Luís García: La idea surge, volando en playas del Este y después de cubrir toda la distancia desde playas del Este al Morro, me dije que por qué no hacer una mayor distancia. Entonces un amigo me facilitó acceso al Google Earth y a partir de ahí, me di cuenta, por la dirección de los vientos que predominan en Cuba, que se podría hacer una travesía hasta la Isla de la Juventud. Además, fue en la Isla donde aprendí a volar y me dije: que excelente idea retornar allí volando en parapente.
D.C: Retos que debieron enfrentar para lograrlo.
L.G: El reto más difícil fue tratar de que la idea se aceptara por parte de las autoridades. Ya los colegas del MINFAR (Transito Aéreo) me habían comentado que no veían mal el proyecto, sin embargo, en el IACC (Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba), necesitaban muchas respuestas para dar el visto bueno e incluso, hasta un día antes, estuvo en riesgo la aprobación del vuelo.
En la parte logística, lo más importante era garantizar un apoyo por mar. Ninguna embarcación de la zona alcanzaría velocidades que pudieran garantizar un seguimiento constante y visual del vuelo. Entonces propusimos la idea de 2 embarcaciones, una saliendo desde la Isla a 40 km aproximadamente y otra desde Batabano con el mismo objetivo, cubriendo ambas 2/3 de la ruta. Enseguida tuvimos respuestas positivas desde el lado de la Isla, en cambio desde la provincia de Mayabeque y Batabano, hasta último minuto no contábamos con nada.
Ya para la realización del vuelo en si, enfrentábamos el reto de las condiciones meteorológicas. Luego de un estudio del comportamiento de la meteorología durante todo el año en la zona del vuelo, determinamos que el mejor mes era noviembre. Por otro lado, los permisos no podían ser para solo un día y teníamos que convencer que necesitábamos una semana de permisos de vuelo a escoger un día de travesía.
Otro tema era la autonomía de los equipos y el tiempo de vuelo. En el vuelo precedente, de Varadero al Morro (120 km) tuvimos que aterrizar casi a la mitad para reabastecer de combustible. En este proyecto, teníamos que hacer el vuelo directo, pues no había posibles escalas. Entonces, el otro dilema era aumentar la autonomía de los equipos, aumentar combustible y peso.
D.C: Impresión que tuvo cuando se vio en el medio del mar.
L.G: Hubo un momento que estaba en el medio del mar y ya no veía ni embarcación, ni tierra. Ese fue el tramo más difícil de la travesía. Pero estaba con el equipamiento necesario de comunicación y orientación y un equipo en tierra en el cual confiaba que iría rápidamente al rescate en caso de emergencia. Además, me había preparado para ese tramo, donde logre, según plan de vuelo previsto, mayor velocidad y altura de seguridad.
D.C: ¿Tuvo apoyo de alguna embarcación o lo hizo solo?
L.G: A última hora conocí que a la salida, tenia apoyo de una embarcación pesquera del puerto de Cajío que estaría situada en Cayo Culebra, a unos 20 km de Batabanó.
De la Isla, el puesto de mando de la gente de la pesca de allí, habían informado a los pesqueros que habían salido de madrugada. En mi ruta y ya casi a un poco mas de la mitad del camino, me encontré al 1ro y luego, alrededor de 3 mas.
D.C: ¿Qué sintió cuando divisó la Isla de la Juventud?
L.G: Que había logrado mi proyecto, que ya estaba en la Isla, que no había marcha atrás y solo tenia que seguir para poner los pies en tierra.
D.C: ¿Qué sucedió con el segundo paramotor que tuvo problemas técnicos?
L.G: El 2do paramotor, pilotado por un colega mexicano de mucha experiencia, parece que se calentó, según lo que el explica y estuvo consumiendo mucho combustible en los 1ros 20 km. El también se trazo un esquema de vuelo donde no busco altura desde el mismo inicio. Estuvo volando todo el tiempo sobre los 400m.
D.C: ¿Proyectos futuros relacionados con batir nuevos récords?
L.G: Pensamos, el año próximo, hacer la travesía volando desde el Cabo de San Antonio, Pinar del Río, Cuba hasta Cancún en México. Seria el doble de Km. sobre el mar (unos 200 Km.). Y en el caso mío, me encantaría poder reeditar el vuelo que hiciera Rosillo el 17 de mayo del año 1913, donde por 1ra vez se cruzo el Estrecho de la Florida. El lo hizo en un avión rígido con un motor de 37 HP, yo lo haría con un parapente, un ala flexible y solamente 22 HP. Seria un vuelo desde Cayo Hueso a la Habana.
D.C: Información Técnica del Vuelo.
L.G: Distancia de vuelo: 103km
Altura: estuve volando todo el tiempo entre los 900 y 1000m de altura
Velocidad promedio: Los 1ros 20 Km. volé de unos 17 a 25 Km. /h, ya después, no baje de los 40km/h y hubo momentos que me acerque a los 60Km/h
Tiempo: despegue a las 09h08 de Batabanó, aterrice en Gerona, Isla de la Juventud, a las 11h35, para 02h17

nov 03

Una reflexión sobre la seguridad.

Hace ya un tiempo le hice la visita a un amigo paracaidista el cual experimentó una emergencia durante un salto, y terminó con ambas piernas gravemente fracturadas a raíz del error que cometió a baja altura pilotando el paracaídas de reserva. Al momento de mi visita aún se encontraba convaleciente.
“Veremos si ahora te atreves otra vez a hacer giros a baja altura”, le dije jocosamente. Pero para mi sorpresa me contestó: “Ni a baja altura ni a ninguna, yo ya terminé, no habrá otra vez, no quiero seguir dándole dolores de cabeza a mi familia”. Su respuesta me dejó perplejo unos segundos, no me lo esperaba. Y en ese instante me di cuenta de un detalle importante, y es que estoy casi seguro que ningún practicante de deportes aéreos cualquiera que sea la modalidad, está listo para suprimir del diario vivir una pasión que cuando llega y cala en los huesos, es muy difícil dejar de lado. Pareciera que nadie prevée una eventual salida de los deportes aéreos por una fuerza mayor, y más que eso, evaluado las consecuencias de ello en la posterior vida del ex deportista. Sencillamente en la mente del aéreo deportista no existe el concepto “terminar”.
Me di cuenta de repente que existía la posibilidad de que, por azares de la vida, podría yo mismo encontrarme en una situación similar, y me pregunté si tendría la fuerza y el valor para salirme del camino, y la respuesta fue categórica: NO.
Los incidentes, aunque no son frecuentes, nos sorprenden la mayoría de las veces, generalmente provocados por un error humano, estado técnico del equipo, o por fuerzas externas. Pueden suceder lo mismo en un delta, en un paracaídas, un parapente, un ultraligero, en fin, en cualquier aeronave bajo nuestro mando. A veces tras el incidente viene el accidente, con consecuencias mayores o menores. Salvo contadas excepciones, siempre sucede que tras el incidente, la muy familiar vocecita interior nos plantee la clásica interrogante: “¿Qué carajo hago metido en esto?”. La mayoría de las veces esa voz se apaga cuando se pasa el susto, y en el peor de los casos, al ejecutar el siguiente despegue satisfactoriamente. El amor por el deporte hace que las aguas tomen su nivel. Todos hemos pasado por ahí alguna vez. Pero en casa de mi amigo me encontré ante un cúmulo de preguntas: ¿Estaré preparado para tomar una decisión de tal magnitud? ¿Tendré el valor de abandonar? ¿Cederé ante la presión de mi familia que me reclamará poner de una vez los pies en la tierra? La respuesta sigue siendo la misma, y es que no creo sentirme listo, lo aeronáutico es algo que de alguna forma compone mi ADN, pero no cabe duda, un día puedo estar ahí.
Yo tuve contacto con este fascinante mundo cuando apenas contaba 10 años de edad, y desde entonces, en mayor o menor medida, mi mundo y mis fantasías giraron alrededor de mis sueños infantiles de ser piloto un día, de los aviones, de un parapente, de una ruidosa avioneta Antonov-2 escupiendo paracaidistas sobre la plaza de mi barrio, en fin, soñaba con tener los pies en el aire. Primero traté de ser paracaidista, pero no fue posible.
Luego vino el parapente a suplir el vacío que dejó el paracaidismo cuando este dejó de existir en mi ciudad. Y yo en plena adolescencia, en compañía de mayores, viajaba 60 y tantos kms solo para ver despegar parapentes. Y así crecí hasta el impass del servicio militar y la universidad, lo cual me mantuvo alejado de este mundo por seis largos años.
Pero la semilla no murió, sabía que algo me faltaba, y tras esfuerzos y gestiones, y gracias al invaluable apoyo de amigos en Cuba y España, comencé a hacer mis vuelitos.
Siempre escuché de accidentes, de situaciones complejas, de quienes quedaban colgados en los cables eléctricos y casi morían, de los que caían en áreas llenas de marabú, árbol parásito que tiene espinas hasta en las flores, yo mismo una vez estuve a punto de romperme un tobillo debido a un aparatoso aterrizaje de emergencia con viento de cola. Paralelo a mi “crecimiento” en este mundo, creció el conocimiento acerca de los incidentes, sus consecuencias y las medidas para evitarlo. ¿Por qué protegerse? Porque se podía experimentar el dolor de un hueso roto, la desidia de una silla de ruedas, la muerte.
Pero he caído en la cuenta de que uno se juega más que eso cuando vuela. Más allá de la integridad física, más allá de conservar la vida, está el hecho de mantener un estilo de vida que nos hace felices y en mayor o menor medida realizados. Puede que laboralmente me sienta frustrado, puede que la crisis económica me tenga preocupado, pero cuando me encuentro colgado a “nada” a decenas de metros del suelo, sintiendo el viento en mi rostro y su música en mis oídos, y el vario diciéndome que gire aquí mismo que hay un +2, olvido todo, me siento diferente, estoy en lo que pudiera decirse, mi medio, mi hábitat; siento sencillamente, paz. Y precisamente es eso lo que está en juego, mi fuente de “dopaje” legal, mi enigmático momento de placentera soledad, el despegar, volar, subir, aterrizar, y mientras pliego la vela, sentirme parte de unos pocos que descubrieron que volar es más que eso, es un mundo paralelo que hay que vivir, y que lo vives, y que no puedes dejar de vivirlo.
“¿Y quien se hará cargo del club ahora?” le pregunté a la salida; encubiertamente quise saber qué haría para “sobrevivir” fuera del deporte. Me respondió: “Yo mantendré el vínculo”, o sea, que seguiría mezclado con el club, con la misma rutina, pero inactivo. Me pregunto si cuando vea a sus colegas en el aire, y les vea los ojos brillar de emoción al aterrizar, lo soportará en paz. Yo no podría.
Cuando me despedí, mientras caminada de regreso al trabajo, me pregunté una y otra vez si tendría el valor de renunciar, y luego de mucho meditar, concluí una vez más que el vuelo es parte indisoluble de mi vida, que dejaría de volar cuando no tuviera fuerzas para tirar de las bandas, y mientras ese momento llega, la mochila me la lleve mi hijo hasta el despegue cuando ya no pueda llevarla yo. Descubrí que tras los conceptos de seguridad se esconde mucho más que cuidarse de los golpes y las fracturas, y es la necesidad de no desprenderse de aquello que forma parte de uno, de nuestro vivir y actuar diario.
Cuando esté nuevamente en el despegue, y esté realizando el chequeo pre-vuelo, me acordaré que es importante ser responsable, abrocharme las perneras, no olvidar nada, que necesito volar bien, hacerlo muy bien, y más que todo, aterrizar con elegancia, no solo porque me esperan en casa, no solo porque quiera mantener mi record de huesos rotos en cero, sino porque mañana quiero volver a volar, y la semana que viene, y en los próximos años, porque concluí, finalmente, que vivir lejos del vuelo, no era vivir.

nov 03

Hello world!

Welcome to WordPress. This is your first post. Edit or delete it, then start blogging!

» Entradas más recientes